¡Acabemos con la tolerancia!


No os dejéis polarizar
Risto Mejide

Escuchaba ayer casi por azar en un programa de radio a un desconocido del que al final no logré conocer el nombre defendiendo una interesante tesis: debemos acabar con la tolerancia. 

Puede parecer un mensaje muy totalitario pero, muy al contrario, es un concepto muy integrador. Lo que el ponente argumenta es que debemos tener tolerancia para dejar entrar a un perro en un local concreto, tolerar un mosquito en una noche de verano o tolerar y disculpar algunas molestias de la vida diaria, pero no debemos tolerar a las personas: a las personas debemos amarlas y empatizar con ellas hasta la médula de los huesos. 

Ciertamente, visto así, suscribo lo de acabar con la tolerancia. Toleramos a los demás cuando no piensan como nosotros pero nos olvidamos que son exactamete iguales que nosostros, que somo esencialmente lo mismo, ni mejores ni peores y ni siquiera diferentes en lo esencial por mucho que nos lo quieran hacer creer. 

De ahí la frase de Risto Mejide, que desde el viernes me cae un poco mejor: No os dejéis polarizar (se refería a los políticos pero puedo ampliar la lista con mucho otros polarizadores). 

Y enlazo estos conceptos con Thoreau y su famoso Walden. Cuando nos conocemos, cuando somos capaces de estar dos años en solitario viviendo de la forma más simple y más armónica con la naturaleza, llegamos a la esencia del ser humano y, una vez encontrada, cualquier diferencia, cualquier distinción entre unos y otros es meramente superficial y superflua: somos seres humanos. Nada más. 

Y llegados a esta conclusión nos sobran banderas, nos sobran gestos, nos sobran símbolos diferenciadores y nos falta empatizar con los demás y acercarnos a los otros con verdadero ánimo de comprender y de ser comprendidos. 

Yo me apunto a esos dos conceptos: dejar de ser tolerante y proponerme comprender mejor a los demás ponerme verdaderamente en su lugar y (en eso ya llevo bastante camino recorrido) no dejar que me polaricen, cosa que siempre me ha parecido una enorme estupidez. 

Comentarios

Entradas populares