Brillo en la mirada sin arrugas en el alma


Un hombre no envejece cuando se le arruga la piel, sino 
cuando se le arrugan los sueños y las esperanzas. 
(en un muro de una ciudad cualquiera)

Da igual si se te arruga la piel. Una arruga bien llevada no ha sido nunca un verdadero síntoma de vejez y, además, siempre te quedará la cirugía.

Pero no hay cirugías para el alma ni cremas que te devuelvan los sueños cuando ya ha pasado su tiempo, ni ejercicios para renovar las esperanzas perdidas. 

Decía el otro día que me encanta esta fotografía de Jack Welch: 



Puede ser un veterano pero no me atrevería a llamarlo viejo: refleja más entusiasmo, más vitalidad, más energía y más pasión, de la que muchos mucho más jóvenes tenemos en el alma. 

Cumple tus sueños, protégelos, sé tu mismo, ni los abandones ni los retrases. ¡Cúmplelos!... y podrán aparecer arrugas en tu piel pero no en el brillo de tu mirada. 

Comentarios

Entradas populares