Alta inteligencia emocional




Desde que Daniel Goleman abrió la caja de Pandora se habla mucho de inteligencia emocional pero... ¿Sabemos realmente cómo se manifiesta qué competencias debemos mostrar para ser calificados de personas emocionalmente inteligentes? 

Aquí dejo unas pistas gracias a Juan de Dios: 

  • Conozco mis puntos fuertes y los potencio y conozco mis limitaciones y las acepto, lo que implica AUTOCONOCIMIENTO, AUTOGESTIÓN y ACEPTACIÓN. 
  • No ignoro lo que siento. Tengo buen equilibrio emocional. Otra vez AUTOCONOCIMIENTO y la inteligencia necesaria para reconocer cómo nos sentimos y qué es lo que provoca esos estados. Sabemos reconocer las causas y las consecuencias.
  • Conecto bien con la gente. Me gusta interesarme por los demás. CAPACIDAD RELACIONAL.
  • No me siento mal cuando digo No. Requiere CONFIANZA y la asertividad suficiente para defender lo que creemos que debemos defender.
  • No espero a que me sucedan cosas positivas. Las busco activamente. Significa PROACTIVIDAD, aceptar el reto de hacer que las cosas sucedan, pasar a la acción. 
  • Entiendo otros puntos de vista aunque no los comparta. Eso se llama EMPATÍA. 
  • Llevo las riendas cuando siento mal humor. Él no me controla. Implica AUTOCONTROL emocional.  

Y ahora que ya sabemos de qué va todo esto... ¿Eres una persona emocionalmente inteligente? 

Otras preguntas que tal vez te ayuden a orientarte y mejorar: 

  • ¿Le dedicas tiempo a conocerte y a analizar tus estados emocionales? 
  • ¿Prácticas la introspección?
  • ¿Le dedicas tiempo a las personas que te importan?  
Tal vez empezando por estas tres cuestiones todo lo demás se vaya situando en su lugar. 

¿Empezamos? 

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Efectivamente estas habilidades pueden ser desarrolladas por cualquier persona que se esfuerce por ello, si bien también existen personas que de forma innata están especialmente dotados para ello. De cualquier forma, comparto al 100 x 100 la efectividad de desarrollarlas para el beneficio de nuestra profesión tanto para los Clientes, que se sentirán mucho mejor atendidos, como para nosotros mismos, pues esa actitud nos abrirá puertas para seguir ampliando nuestros horizontes, tanto profesionales como personales.

Entradas populares