Cinco preguntas para momentos críticos

Resultado de imagen de momentos críticos

Espera... ¿Qué?
Me pregunto si...
¿No podríamos al menos...?
¿Cómo puedo ayudar?
¿Qué es lo que realmente importa?
Del libro Wait, What? And Life's Other Essential Questions.
James E. Ryan
 
Son de verdad cinco preguntas importantes, cinco preguntas que es importante hacerse antes de romper la baraja, antes de dejar una negociación o antes de dar por perdida una situación de conflicto.
 
La primera (espera ¿Qué?) Es una llamada a la reflexión, es una revisión de lo que hemos entendido o creído entender. Supone reconsiderar todos los principios en los que basamos nuestra comprensión del problema a la búsqueda de nuevas perspectivas y nuevas visiones. Tal vez en esa búsqueda descubramos caminos alternativas o soluciones mejores.
 
La segunda (Me pregunto si...) es exploratoria, es atreverse a buscar alternativas valientes, a salir de nuestra caja lógica y buscar soluciones más allá de los evidentes y trillados caminos de la lógica y de lo 'razonable'.
 
la tercera (¿No podríamos al menos...?) es una llamada a la experimentación, atreverse a probar soluciones parciales que en el peor de los casos nos darán una solución alternativa y parcial al problema y en el mejor de ellos nos alumbrarán un camino hacia soluciones más globales y definitivas. Atrévete a explorar. Experimenta.
 
La cuarta (¿Cómo puedo ayudar?) es proactiva. Es dejar de lado nuestras críticas, nuestras reservas, nuestra oposición a lo que nos proponen y considerar la situación desde el punto de vista de la suma y no de la resta o de la división. Se trata de construir algo sobre las propuestas de los demás y ver como, si apoyamos ese modelo, podemos, entre todos, tener mejores resultados.
 
Y por último - yo la hubiera puesto la primera, todo sea dicho - la pregunta clave: ¿Qué es lo que realmente importa?
 
Me recuerda mucho otra entrada de este blog:
 
 
 
Y es que en todos los cambios de nuestra vida no hacemos otra cosa que adaptarnos a la realidad y las circunstancias para conservar lo que en realidad somos, lo nuclear de nosotros mismos. Lo que no tiene sentido y es un error grave cuando lo hacemos, es cambiar más allá de esta sutil frontera, cuando cambiamos - forzados por las circunstancias - y dejamos de ser nosotros mismos traicionando nuestra esencia, nuestros principios y valores y nuestro propio ser.
 
En esta pregunta final está la esencia del mismo mensaje: de todo lo que estamos pensando hacer, de todas las opciones de este problema, ¿Qué es lo que realmente queremos o debemos conservar? ¿Qué es lo nuclear, lo esencial? Cuando de la ecuación eliminas los egos, las vanidades, la acomodación, los hábitos, etc... y te centras en lo esencial del problema, la ecuación se simplifica y la solución aparece reluciente al final del camino.

Comentarios

Entradas populares