Generación Y: ¿estructura piramidal o red?

Resultado de imagen de gestion de personas

 
Con la generación Y desembarcando en las empresas las jerarquías deberán desaparecer. Esta generación espera trabajar en comunidades caracterizadas por el respeto mútuo y la pasión, no en jerarquías estructuradas. Consecuentemente, las estrategias de gestión de personas deberán cambiar para parecerse más a Facebook que a las estructuras piramidales a las que estamos acostumbrados.
Vineet Nayar, Vicepresidente y CEO de HCL Technologies
 
No estoy en absoluto de acuerdo - cuanto menos no estoy nada convencido - de que las estructuras piramidales vayan a desaparecer o deban hacerlo. Me cuesta mucho imaginar grandes corporaciones sin esa estructura jerárquica más o menos desarrollada, entre otras cosas, para la toma de decisiones.
 
Pero salvo eso - que no es poco - totalmente de acuerdo con el resto de las afirmaciones: La generación Y quiere trabajar de manera social, con autonomía, dedicándose a lo que quieren dedicarse con verdadera pasión y con poco compromiso por aquello que les resulta colateral o no les interesa.
 
Y si queremos captar su atención y retenerlos, los entornos organizativos deben cambiar y adaptarse mejor a esta forma de ver el mundo y las relaciones laborales. Insisto, no digo que deban desaparecer las jerarquías pero sí que éstas deben relajarse, simplificarse y hacerse más fluidas, más líquidas cuando los momentos lo permitan o las necesidades lo aconsejen.
 
En el artículo La puesta en valor del talento de la generación Facebook, de Luis Huete del que he extraído la cita inicial se detallan los siguientes rasgos característicos de esta generación:
 
  • Las ideas compiten en igualdad de condiciones.
  • La contribución pesa más que las credenciales. Si es buena, da igual de quién sea.
  • las jerarquías se construyen de abajo arriba. Desarrollar la auctoritas frente a la potestas.
  • Los grupos se hacen a sí mismos
  • Los recursos disponibles los emplean en función de sus intereses, más  que por la asignación de terceros.
  • El poder viene de compartir, no de acaparar.
  • La mediocridad y los conflictos de intereses salen más a la luz.
  • Los disidentes o promotores pueden unir fuerzas con mucha mayor facilidad
  • Las decisiones deberán estar construidas socialmente
  • Se busca la recompensa intrínseca
Como añadido y ejemplo práctico de lo que se comenta en el artículo es interesante esta observación:
 
Muchos de estos jóvenes tienen muchas más potencia de cálculo y capacidad de relacionarse con el mundo desde su propio móvil que desde el ordenador de sobremesa que la empresa pone a su disposición.
 
Interesante e inquietante observación. ¿Qué vamos a hacer ahora?

Comentarios

Entradas populares