Escuchar para comprender

Resultado de imagen de inma puig
 
Pensar sirve para entender para después poder ver.
Sólo podemos ver lo que entendemos.
Inma Puig
 
Así es nuestro cerebro. Nuestro cerebro es maquiavélicamente ordenado y sistemático y necesita que las cosas estén todas en su sitio y respondan a unos modelos claros y rígidos. En investigación científica, uno de los errores más habituales a la hora de trabajar con datos experimentales es tender a despreciar datos que no se ajustan al modelo que conceptualmente tenemos de la realidad de lo que analizamos. Y es que nuestro cerebro impone un filtro cognitivo que elimina o pretende eliminar todo aquello que no se ajusta a su visión de la realidad. Literalmente, lo borra (hay importantes y divertidos experimentos al respecto).
 
Lo triste es que en esos datos díscolos es dónde suele residir el aprendizaje y el descubrimiento. Es la anomalía la que nos obliga a romper el modelo válido y desarrollarlo hasta que es capaz de explicar este cambio. así avanza la ciencia.
 
A la hora de relacionarnos nos sucede lo mismo. Somos incapaces de ver lo que le ocurre a los demás si antes no hemos comprendido y entendido su situación, la base de su modelo conductual, que obviamente es diferente al nuestro. Si no lo hacemos de esta forma, simplemente intentaremos entender el mundo del otro con nuestro propio modelo mental y el fracaso estará asegurado.




 
Por eso es importante escuchar. Cuando escuchamos  nos acercamos al alma de las otras personas porque somos capaces de comprender sus modelos, su lógica emocional, sus valores... y es entonces cuando estamos en disposición de darles aquello que necesitan o de pedirles aquello que esperamos que salga de ellos.
 
Escucha. Escucha el doble de lo que hablas porque para eso tienes dos orejas y solo una boca.
 
 
 

Comentarios

Entradas populares