Kathrine Switzer, la primera mujer en correr una maratón




En la imagen, Kathrine Switzer en 1967 mientras disputaba la maratón de Boston. Hasta aquí nada significativo. Muchas mujeres corren matarones y muchas lo hacen en Boston.

Lo relevante es que K. Switzer fue la primera en hacerlo y lo hizo contra viento y marea, contraveniendo las normas y enfrentándose a una organización que se lo impedía (en la imagen un comisario de la carrera intenta impedir que siguiera corriendo).

A partir de esta imagen y de esta situación retomo algunos conceptos de liderazgo que destacaba el lunes Silvia Roca en otra entrada:

El liderazgo es solitario y requiere perseverancia, convicción y paciencia. Y estos cuatro conceptos están claramente vinculados al maratón: la soledad del corredor, su perseverancia, su convicción de que puede hacerlo, de que puede alcanzar la meta a pesar de las dificultades y de la distancia y de su paciencia para hacerlo avanzando kilómetro a kilómetro, paso a paso, zancada a zancada.

Eso, dentro de la carrera. Kathrine Switzer hizo lo mismo frente a la organización. Aplicó su compromiso, su perseverancia, su convicción, su paciencia y su lucha individual y aislada para lograr que las mujeres fueran aceptadas en los maratones. Y pasó a la historia por ello.

Cuando en tu liderazgo diario te sientas solo, te fallen las fuerzas, te parezca que todo es fútil e inútil, cuando la sombra del fracaso te rodee acechante, acuérdate de personas como Kathrine que con su esfuerzo lograron cambiar las circunstancias.

Una anécdota: cuando preparaba esta entrada en el blog cometí un error y salió publicada un sábado antes de que terminara de editarla. Parece que el fantasma de Katherin sigue dispuesto a saltarse las normas y seguir corriendo (;-)).

Comentarios

Entradas populares