Liderar? Serenidad, convicción y paciencia

Resultado de imagen de tuyo es el mundo



Comparto hoy con todos una estupenda reflexión de Silvia Roca de Lee Heacht Harrison sobre el liderazgo, pero empiezo destacando la frase de Kipling con la que termina el artículo, que me parece imperdible: 

…Si puedes mantener la cabeza en su lugar cuando todos a tu alrededor lo han perdido y te culpan a ti.


…Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti, pero también aceptas que tengan dudas.

… Si puedes esperar y no cansarte de la Espera…”

Tuyo es el mundo…”

A lo largo de nuestra experiencia profesional escuchamos y vemos a nuestro alrededor a todos diciéndonos: “ No sabe liderar”, “ El buen líder tiene que ser…”, “ Para liderar se tiene que saber…” entre de otras proyecciones.


Existen por todas partes los proyectos de líder, los consejeros y asesores diferentes que si bien dan argumentos e ideas no se comprometen. Cierto es que quién tiene que actuar de verdad y ser Líder real, muchas veces no sabe por dónde empezar. Lo que sí podemos certificar es que el líder se encuentra en soledad. Conoce bien la teoría, pero desconoce la forma de ponerla en práctica, pues cada decisión tiene unas circunstancias y parámetros concretos.

Conocer los límites, ser observador y humilde son aspectos identificativos del líder auténtico. La humildad nos permite discernir acontecimientos y no dejar de lado ninguna fuente de orientación.

Las facultades del líder provienen casi siempre de dos experiencias: la primera, las que provienen de su propia vida, de sus experiencias personales, ser una persona habituada a las decisiones, a solucionar problemas, da un punto fuerte a la personalidad de quien tiene que tomar decisiones. En segundo lugar, la experiencia que proviene de su formación, una buena formación canaliza y ordena las facultades intrínsecas y experiencias y da profesionalidad.

A título de ejemplo las facultades intrínsecas que pertenecen al líder: la Serenidad, la Convicción y la Paciencia.

Ser líder es decidir, pero decidir es pensar, interpretar adecuadamente todos y cada uno de los acontecimientos y personajes que aparecen en la situación. Observar que cada hecho que pasa tiene doble lectura, la cara y la cruz, saber utilizar según corresponda una cara u otra de la situación es saber liderar. Reconocer el error (se dice que es de sabios) y reconducirlo forma parte de la naturaleza del Líder.

Saber identificar a las personas que colaboran con el Líder, conocer sus aptitudes y emplearlas en la consecución del fin, es otra de las habilidades del líder. Ganarse el respeto y admiración de sus colaboradores, también lo es.

Decidir y decidir bien es Liderar. No es ser perfecto pero si ser coherente, escuchar los signos y acontecimientos, saber interpretarlos y actuar en consecuencia. La lectura de los hechos nos permite averiguar cuál es el siguiente paso, dominar los tiempos. Esto ya lo hacemos a nuestra vida personal y ya desde pequeños seguro que todos tenemos experiencias en las que hemos tenido que pensar, decidir y actuar.

Piensa en qué momentos tuviste que hacerlo? Y qué resultado obtuviste, positivo o negativo. 

Y una buena pregunta para cuando decidas liderar, y más en estos tiempo tanto volátiles: 

Qué impronta dejarás? Qué dirán de tu liderazgo en un futuro? 

Anótalo y empezarás a escribir tu estilo de Liderazgo.

Cómo decía Kipling:
…Si puedes mantener la cabeza en su lugar cuando todos a tu alrededor lo han perdido y te culpan a ti.
…Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti, pero también aceptas que tengan dudas.
… Si puedes esperar y no cansarte de la Espera…”
Tuyo es el mundo...
Silvia Roca

Comentarios

Entradas populares