Como una patada en el culo

Te invito a mirar este breve video. Solo mira y observa. Ni Rafa Nadal tiene tanta precisión.



¿Lo has visto ya? Si todavía no te lo crees, puedes volver a mirarlo. Ahora vienen mis preguntas:

Si una simple máquina agrícola es capaz de seleccionar tomates verdes a la misma velocidad con la que son recogidos y retirarlos del proceso (ciertamente de una forma bastante expeditiva)... ¿Qué no será capaz de hacer un robot mínimamente sofisticado? ¿No pueden acabar haciendo lo mismo con nosotros?

Obviamente hay máquinas, bots, chatbots y robots (... y ciborgs seguramente también) que pueden hacer muchas cosas más sofisticadas e incluso con mucha mayor precisión pero creo que este simple vídeo es impactante: por su velocidad, por su simplicidad, por su precisión,... demuestra con qué facilidad las máquinas pueden acabar desalojándonos de nuestros puestos de trabajo. Como con una patada en el culo... literalmente.

A partir de aquí podemos empezar a pensar en la cantidad de tiempo que ahorramos en el proceso productivo, en la reducción de costes, en la mejora de la calidad y las repercusiones que todo ello tiene sobre el mercado laboral y por ende en la sociedad.

Pero no nos quedemos en los tomates. El otro día escuchaba a una persona de IBM decir que lo que un médico puede aprender en nueve años de carrera un sistema de inteligencia artificial puede aprenderlo en unas horas. Y no es una exageración. Y aprender a operar en bolsa es un juego de niños para los sistemas de inteligencia artificial, que ya toman mejores decisiones racionales que nosotros mismos.

Tal vez hoy aun prefiramos ser operados por un cirujano experto antes que por un robot pero todo llegará. De momento son unos asistentes perfectos para los cirujanos. Y por muy blancos que sean los cuellos de nuestras camisas... también nuestros trabajos de hoy se verán amenazados.

¿Amenazados? ¿Amenazados es la palabra? Creo que no. En absoluto. Somos profesionales y lo mejor para alcanzar mejores prácticas en aquello que hacemos a diario es hacer que eso ocurra. Nuestra obligación como humanos es estar siempre por delante de esta carrera profesional buscando nuevos retos y nuevas posibilidades para estas máquinas que nos ayudarán a avanzar.
Imagen relacionada

Comentarios

Entradas populares