¿Eres un polímata?

Resultado de imagen de polímata

¿Eres un polímata? 

Puede que sí. O que no. O que ni siquiera lo sepas. 

Un polímata es una persona que domina (es experto) en dos o más materias o ámbitos del conocimiento humano. El ideal del conocimiento renacentista, una persona completa, una persona versada sobre artes y ciencia, y humanidades e historia y medicina y... Un Leonardo en toda regla, por ejemplo.

En los tiempos que corren y, en especial, en los que han de venir, ser un polímata será una de las ventajas competitivas de los nuevos profesionales. Tener la capacidad de aunar conocimientos relevantes en dos o más áreas de conocimiento nos situará en posición ventajosa frente a otros 'monomatas'. 

El futuro estará - como lo está también el presente - marcado por la innovación y esta innovación suele darse cuando concurren avances tecnológicos o científicos relevantes, como ocurrió, por ejemplo, en la revolución industrial. 

Ocurre algo similar a nivel personal o individual. Cuando somos capaces de aunar conocimientos amplios en dos o más disciplinas nuestras neuronas están en mejor disposición de generar las sinapsis adecuadas para hallar soluciones nuevas a viejos problemas, podemos cambiar los enfoques y ver la realidad de formas nuevas, cosa que siempre es el primer paso para una idea innovadora: ver una realidad diferente o ver la realidad de una manera diferente. 

Si no lo eres... aun quedan posibilidades

A los que no somos polímatas o no alcanzamos a destacar en nada pese a intentarlo nos queda una estrategia de aproximación: los hubs o los espacios de co-working. Una de las ventajas de trabajar rodeado de personas diferentes, con objetivos y habilidades distintas a las nuestras es que nos permite ver cómo ven ellos el mundo y caer en la cuenta de que nuestro punto de vista no es más que uno entre miles de posibilidades, surgen oportunidades de colaboración, del intercambio de experiencias y conocimientos en diversas disciplinas es posible aprender y aprender deprisa y si a nivel individual no podemos considerarnos polímatas, tal vez sí podamos serlo a nivel colectivo. 

Y si los hubs o el coworking funcionan también tiene sentido aplicar este concepto en las organizaciones. Lamentablemente en muchas de ellas los departamentos están demasiado aislados, demasiado especializados, demasiado concentrados en su manera de ver las cosas. 

Cuando por el contrario somos capaces de romper estos silos y generar espacios y proyectos en los que no solo se permita sino que se fomente el intercambio de experiencias, estamos generando oportunidades de que surjan esas ideas extraordinarias que estamos buscando y que nos harán marcar la diferencia. 

Y, en definitiva, si al final no alcanzamos a ser más innovadores, siempre será grato compartir espacios y mesas con algún que otro u otra polímata interesante.

Comentarios

Entradas populares