La vida en una foto






El otro día, gracias a Maje Gil, pude ver en Linkedin esta fantástica fotografía. Como suele suceder, no hay buena fotografía sin buen título pero el momento captado por el fotógrafo es digno de análisis y debería ser fuente de inspiración para muchos. 

Tan solo unos pasos separan a la primera pareja de la segunda. Como en la vida. Avanzamos pensando que tenemos un tiempo casi infinito. Avanzamos seguros sabiéndonos a veces fuertes y valientes ante el destino, a veces inseguros y frágiles pero siempre con tiempo y energías por delante. 

Pero sin darnos apenas cuenta, en un instante como el de la fotografía, el tiempo pasa y se nos escapa por entre las manos. Llegamos a la mitad del camino y sin apenas notarlo, estamos de vuelta de todo, con menos energías para afrontar el reto de vivir. 

Esta imagen es realmente buena, simple y sencilla como la vida misma. Pero debería hacernos reflexionar mucho sobre a qué dedicamos - ¿gastamos? - nuestro tiempo.

El viaje de regreso puede ser bello y hermoso. Pero lo será, sobretodo, en función de a qué hayamos dedicados nuestros pasos en el trayecto de ida y que huellas - que no heridas - hayamos dejado en el camino. 

Comentarios

Entradas populares