8 características de los empleados extraordinarios



Si existen 'Los siete hábitos de la gente altamente efectiva' no debería sorprendernos que alguien pueda encontrar 'Las ocho características de los empleados extraordinarios'. Y eso es lo que ha hecho Jeff Hayden en su post de Linkedin '8 Signs an Employee Is Exceptional (Which Never Appear on Performance Evaluations)'

La lista de características me ha gustado pero me resulta mucho más relevante el contenido del paréntesis del encabezamiento: '... y que nunca aparecen en las evaluaciones del desempeño'. Da que pensar. 

La lista, extraída de su libro The motivation Myth, contempla estas características:  

1. Piensan mucho más allá de las descripciones de trabajo. Van más allá de las obligaciones de su propio puesto y se adelantan por lo general a las circunstancias y actúan antes que los demás y por propia iniciativa.  
2. Resultan extravagantes, diferentes, son anámalos... especiales. No encajan como los demás en los estereotipos y desafían el status quo estando a la vanguardia de los cambios, incluso más allá de sus propias áreas de responsabilidad.  
3. Controlan, sin embargo, su individualidad y cuando las circunstancias lo requieren suman sus esfuerzos a los del equipo como el que más. 
4. Elogian a sus compañeros en público y ese agradecimiento es muy apreciado por la admiración que éstos les profesan. 
5. Cuando tienen que discrepar lo hacen en privado, con elegancia y mitigando las consecuencias de un conflicto abierto, sin esconderlo ni taparlo, sino afrontándolo con asertividad y firmeza.  
6. Hacen preguntas cuando otros no lo hacen. Y son preguntas capciosas. Son esas preguntas que nos descolocan a todos, parecen de respuesta obvia y simple hasta que intentamos responderlas con solvencia y es entonces cuando descubrimos el valor de la reflexión que han provocado.  
7. Trabajan para demostrar algo. Por supuesto tienen un empeño singular por hacer un excelente trabajo pero su objetivo no es este. Va más allá. Ese empeño surge de su interior con fuerza y les da alas cuando necesitan ese plus que aportan a su puesto.  
8. Exploran, exploran, exploran... Son curiosos y están siempre abiertos a probar nuevos terrenos, a descubrir nuevos mercados, nuevos sistemas, nuevas formas de hacer las cosas...
Pero, como digo, debería darnos que pensar y preocuparnos porqué no somos capaces de identificar estos talentos - que lo son - mediante los procedimientos normalizados de nuestras organizaciones. Mejor dicho, puedo entender que este tipo de sutilizas escapen a lo que recogemos en un informe o un cuestionario pero no cabe en mi cabeza que podamos tener responsables de personas capaces de no apreciar estas cualidades, saberlas reconocer, potenciar y valorar en su justa medida. 

Algo estamos haciendo mal cuando no valoramos estos talentos como se merecen. 

Comentarios

Entradas populares