Directivos procastrinadores

Resultado de imagen de tomar decisiones

Para muchas empresas, tener directivos incapaces de 
tomar decisiones en una situación compleja es un suicidio
Xavier Marcet (Lead to change)

El Presidente de mi compañía me felicitó una vez al inicio de un proyecto diciéndome que muchos directivos hacen carrera sin arriegar nunca nada. Un mensaje totalmente alineado con la cita del encabezamiento y con el contenido del artículo de Xavier Marcet que se puede ver en el enlace

Destaco del artículo una expresión que ha llamado mucho mi atención:
 
Estos directivos que no toman decisiones son
voces de coro, de las que cantan bajo pero
sonríen al director.
Son gregarios aventajados. 

Me gusta la expresión porque es muy gráfica y descriptiva: ¿Cuándo lo hacemos? ¿Qué ocurre cuando nos comportamos así en un coro? 

Lo hacemos cuando no dominamos la letra ni la melodía, cuando  no estamos preparados para estar en ese coro. ¿Y qué ocurre cuando lo hacemos?: Arrastramos la melodía a corto esperando acertar, cantando bajito para que no se noten nuestros constantes gazapos, no podemos marcar el ritmo porque hemos 'perdido el paso'...

Ahora, traslademos eso a una organización del siglo XXI que debe adaptarse permanentemente a nuevas situaciones y que por lo tanto debe estar tomando decisiones una tras otra en un entorno VUCA de escasa información. Ocurre lo mismo, estos directivos no pueden ni marcar el ritmo ni dejar una impronta en la organización sino solo hacer de relleno y bulto.

La meritocracia es algo que tiene que ver
más con la inercia que con la competencia.
 
En otra entrada de este blog, publiqué en Noviembre de 2016 un vídeo de Ernesto Weissmann sobre ¿Quién hace qué en la toma de decisiones? y es obvio que hay quien revolotea alrededor de la toma de decisiones sin jamás arriesgar ni una uña. 

Moraleja. Debemos detectar a estas personas y relegarlas al lugar que quieren ocupar (con su comportamiento está claro que no quieren dirigir ni estar al frente). Nos va la supervivencia de la organización en ello. 

Termino con una frase de Mario Benedetti que se incluye en el mismo artículo: 

Me gusta la gente con criterio, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó. Me gusta la gente que al aceptar sus errores se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Comentarios

carmebonet ha dicho que…
Sergi y aquí va la pregunta: ¿qué hacen los Departamentos de RH para detectarlos y fulminarlos?

Entradas populares