Las guerras las ganan los sargentos



Resultado de imagen de luchar en las trincheras
Hace unos días, en una conversación, salió a colación una frase que he utilizado muchas veces en los talleres de Emotional Management: 

Las guerras las ganan los sargentos

Probablemente sea una afirmación poco rigurosa, no contrastada y hasta injusta. Habrá casos en los que la planificación del alto mando haya resultado clave y casos en los que una valerosa acción de un soldado individual haya marcado la diferencia entre la victoria o la catástrofe. Y en muchos otros casos será una amalgama de aciertos y errores de unos y otros, sabiamente repartidos en el tiempo y en el espacio, aderezados con algo de suerte (buena o mala según el caso) lo que acabe configurando el resultado final. 

Pero sí que es cierto que la función de los mandos intermedios - en este caso representados por los sargentos - es un elemento fundamental para el éxito: 

Para empezar, son la cadena de transmisión de la estrategia que el alto mando ha establecido, pero también son la referencia directa de lo que debe hacerse para los aterrados soldados que comparten con ellos trincheras y disparos. Son su referente, su guía de actuación. 

Definitivamente deberíamos prestar más atención en nuestras organizaciones a como desarrollamos y capacitamos a nuestros mandos intermedios porque de sus éxitos dependen de manera muy significativa los logros de la organización. 

Comentarios

Entradas populares