¿Contratamos curiosidad?



Photo by Joseph Rosales on Unsplash



No crean las organizaciones sino las personas, 
por eso es clave potenciar la motivación 
y la curiosidad de las personas.

Antonio López Montaño, 
Director RRHH de Mazars

La frase en sí - expresada en estos u otros términos similares - la podemos haber oído ya demasiadas veces: 'lo importante son las personas', 'es importante cuidar de la motivación de los empleados'...

Pero de la del encabezamiento me gusta que apele a la curiosidad. Estoy absolutamente convencido de que se trata de un factor de éxito de la máxima relevancia para afrontar los retos del futuro de las organizaciones del siglo XXI que aspiren a llegar al XXII. 

Durante toda la historia de la humanidad al contratar personas comprábamos mano de obra, movimientos o tiempo. Comprábamos acción y energía pero ahora eso nos lo dan las máquinas, de forma multiplicada y mucho más eficiente y segura. 

En los últimos años del siglo XX empezamos a contratar para comprar conocimiento, comprábamos sabiduría y experticia. Pero en el siglo XXI, lo que nuestros empleados hayan aprendido en la universidad nos va a servir de poco cinco años después de su incorporación al mundo laboral. para entonces, todo ese conocimiento adquirido será prácticamente inútil. 

Entonces... ¿Qué compramos ahora cuando contratamos personas? No sé lo que compramos pero sí lo que deberíamos comprar: curiosidad. La curiosidad que ha de descubrir en el horizonte aquellos retos que el futuro nos depara, con suficiente anticipación como para poder preparar a la organización para superarlos; la curiosidad que ha de permitir que estas personas sigan aprendiendo todos los días de su vida laboral, que presten atención a todo lo que ocurre a su alrededor - sea o no de su sector o ámbito de actuación - y sepan generar esas conexiones neuronales 'eureka' que nos han de diferenciar de la competencia y hacernos únicos a los ojos de nuestros clientes. 

¿Estamos contratando curiosidad?  


Comentarios

Entradas populares