La grandeza intrínseca de la persona




Cualquier líder que aspire a atraer, desarrollar y comprometer a otras personas en un proyecto común, no ha de perder nunca la visión humanista de la persona, es decir, la confianza en el ser humano y en sus posibilidades, su grandeza intrínseca.
Mario Alonso Puig


No hace falta ser un gurú del management para saber esto pero sí que – visto lo visto- debe ser muy conveniente que los gurús nos lo recuerden de vez en cuando.

La mirada apreciativa – el llamado efecto Pigmalión – es la mejor herramienta de la que disponen las personas responsables de personas, para atraer, comprometer y capacitar a los integrantes de sus equipos. Y es que esa confianza en las capacidades intrínsecas de las personas está en la base de su compromiso, sin el cual, el esfuerzo, el alineamiento o la cooperación se hacen francamente difíciles.

Alguna vez ya he hecho referencia a ello. No sé hasta qué punto dirigimos personas que componen equipos o equipos que están compuestos por personas. Entender la diferencia es la clave del éxito porque según cual sea nuestra respuesta el foco estará puesto en la persona o en la organización. Supongo que, como todo, será discutible, pero yo, por deriva profesional, experiencia o simple vicio, apuesto por la primera opción. Nunca me ha fallado. Si apuestas por las personas, te centras en ellas, las escuchas y procuras entenderlas y te centras en ayudarlas a lograr sus objetivos, te dan lo mejor de sí mismas más allá de lo estrictamente contractual y es entonces cuando los objetivos y las metas se logran como por arte de magia.

No es una casualidad. Es una obviedad.


No veo inconveniente en apostar por la segunda opción (dirigir equipos compuestos por personas) siempre y cuando no lo olvidemos: están compuestos por personas, por cerebros y corazones que aspiran y temen, tienen problemas y dificultades, quieren y odian, aprecian y desprecian, valoran unas cosas u otras,… En definitiva son seres multifactoriales y polifacéticos que debemos aprender a respetar, apreciar y valorar.


Comentarios

Entradas populares