¿Porqué es incómodo el silencio?


Photo by Casey Horner on Unsplash

¿Por qué se nos hace tan incomodo el silencio? ¿por qué no podemos quedarnos a solas sin hacer nada, sin escuchar nada? ¿Y por qué se hace aun más incómodo cuando eso ocurre estando acompañados de otras personas? 

Como indica Valeria Sabater en su blog

Se nos ha olvidado que el silencio tiene poder, que es didáctico y que como si de un sortilegio se tratase, es capaz de potenciar en nosotros aspectos que creíamos olvidados.

Más que en lo didáctico - que también - yo pondría el acento en lo terapéutico que resulta el silencio. Es un 'reset' emocional, el momento adecuado para poner en su sitio nuestros pensamientos, distinguir entre lo que es relevante y lo que no lo es, es el momento de hacer conexiones importantes, de reconocer errores, asumir consecuencias y marcarse retos.

Creo que todos - a nivel individual - deberíamos adoptar la sana costumbre de dedicarnos todas las mañanas unos cinco o diez minutos de silencio, hacer una pausa de uno o dos minutos al cambiar de actividades a lo largo del día y hacer balance antes de acostarnos. Estoy seguro de que son minutos silenciosos y de paz pero nunca minutos perdidos. 

Y en lo social, se me ocurren pocas cosas mejores y mas íntimas que compartir una mirada al horizonte, en silencio, cada cual en la burbuja de sus pensamientos pero compartiendo unos instantes que sin duda son mágicos.    



Comentarios

Entradas populares