Cinco pasos para alcanzar tus sueños


Comparto hoy la conferencia de Nacho Llantada en TEDx sobre los cinco pasos para alcanzar tus sueños, de la que, además, me permito destacar algunos aspectos interesantes: 


La diferencia entre soñar y cumplir tus sueños eres tú

La responsabilidad. Evita las excusas. Dificultades y problemas a resolver que nos separan de nuestros sueños tenemos todos. Unos son mayores y otros más pequeños; algunos tienen pocos y otros tienen muchos, pero quien más quien menos, todos tienen. 

La responsabilidad del cambio es tuya y solo tuya. Querer o no querer, esa es la cuestión. 

El concepto me recuerda mucho a Covey y el espacio existente entre el estímulo y la respuesta o a Vicktor Frankl y suconcepto de la última libertad. 

Primer paso: Visualizarse. ¿Dónde quieres llegar? Define claramente tus objetivos y somatízalos, siéntelos en cada poro de tu piel.

Segundo paso: enfoque. No intentes contentar y satisfacer a todo el mundo. Asume cual es tu camino y empieza a andar con la mirada puesta en tus objetivos. Cuando lo hagas, la magia del enfoque irá abriendo puertas a tu paso y cuando alguna parezca cerrada o entornada, otras aparecerán para que, con un pequeño rodeo, superes ese obstáculo.

Tercer paso: Compromiso. Comprométete con aquello que realmente quieres lograr. Trabaja, trabaja y trabaja. Persiste y resiste. Habrá fracasos, habrá decepciones, habrá retrasos y errores pero persiste. No te rindas, cuando te caigas levántate, rodéate de personas positivas que te den energía, que te animen en tus sueños, que te alienten...

Cuarto paso: trabaja en ti. Construye hábitos y disciplinas: lee, aliméntate de forma sana y equilibrada, agradece lo que te ha sido dado y comparte lo que tengas, aprende a ser más resistente todavía y, sobretodo, mantente en movimiento. No te pares, sigue siempre adelante. no te detengas. 

Quinto paso: Diviértete. hazlo divertido, disfruta del camino. No hay logro posible si las penas son demasiado grandes. Disfruta del aprendizaje, del camino, ríete de las heridas del camino, de los errores, de los aciertos... ríete de la vida y no seas tan trascendente. Al fin y al cabo, como decía Groucho Marx... nadie ha salido vivo de ella.  

Comentarios

Entradas populares