Cuatro claves para la motivación

Depende de ti estar toda tu vida colgado de una rama 
viendo pasar el tiempo o lanzarte del árbol y ser útil a la sociedad. 




Lo que determina el futuro de un país no son las 
personas sino donde ponen el corazón esas personas.

Dos frases interesantes de un vídeo que no lo es menos. Supuéstamente son las palabras de un profesor a sus alumnos el primer día de clase pero bien pudieran ser las de un responsable a los miembros de su equipo al inicio de un proyecto. Sea como fuere, contienen los elementos necesarios para motivar e implicar a las personas: 

En primer lugar, reconocimiento y compromiso. 'Me alegro de que estéis aquí' y (un poquito antes) 'me dedico a esto y no lo cambiaría por nada'. 

En segundo lugar, el storitelling sobre la manzana de Newton y la conexión con los intereses de cada uno.  Si les interesa la música, la música; si les interesa el dibujo, la pintura de Leonardo o del Greco, Si les interesa la economía, háblales de inversiones y de crisis. 

En tercer lugar, el reto, el empujarles fuera de su zona de confort, implicarles en el logro  de un resultado diferente al estarse parados sin hacer nada. 

Son cuatro  claves muy elementales (la primera es doble) pero que muy a menudo olvidamos a la hora de motivar a nuestros equipos (e hijos): reconocerles como individuos y como personas y reconocer que sus ilusiones e intereses son tan lícitos y tan dignos de ser tenidos en cuenta como los de la propia organización. Además mostrarles nuestro compromiso con el objetivo de ayudarles en aquello que les interesa a ellos (no a nosotros, eso ya lo saben), contarles una historia que les emocione, que les cautive, que les permita visualizar y sentir el éxito y soñar con él. Y por último empujarles al reto, hacerles soñar con algo más allá de ellos mismos. 
  



Comentarios

Entradas populares