Que nadie te diga lo alto que puedes volar

Resultado de imagen de que nadie te diga lo alto que puedes volar

No deja de ser curioso que esta frase me persiga y que últimamente lo haga incluso con más intensidad y frecuencia. Esta y muchas otras por el estilo tienden a ser una constante sobre la que muy a menudo me encuentro reflexionando ensimismado sin saber muy bien como he llegado hasta allí. 


A veces son consejos que le doy a otras personas mientras pienso y dudo sobre hasta que punto estoy yo mismo comprometido con lo que digo. Es fácil aconsejar salir de las zonas de confort de cada uno, es fácil decidir desde la distancia quien debe hacer algo o a quien le conviene actuar de otra forma pero mucho más complejo resulta adoptar esas mismas decisiones cuando se trata de uno mismo. 

Personalmente le encuentro un paralelismo importante con la navegación. Cuando estás en medio del mar, embarcado, y la responsabilidad de llegar a buen puerto es de otro, todo es relajación, tranquilidad y calma, incluso cuando las cosas se complican un poco. Pero cuando la responsabilidad es tuya, cuando de ti depende que todos lleguemos bien a puerto, entonces la tranquilidad desaparece, la vigilancia es constante y el peso de las decisiones que hay que tomar se vuelve importante. La situación es la misma pero el sujeto (tu o los demás), es distinto y eso lo cambia todo. 

En cualquier caso, nadie puede decirte cuan alto puedes volar o cuan lejos puedes llevar tus sueños porque tu eres el único que puede llegar a conocer sus limitaciones, sus miedos o circunstancias. 

Y por encima de todo, si nadie puede decirte esto y tomar decisiones por ti, menos aun pueden limitar tu confianza en ti mismo, reducir tus sueños a sueños imposibles o ningunear tus ilusiones o tus esperanzas. Si lo primero es  arriesgado e irresponsable lo segundo es un asesinato de ilusiones

Comentarios

Entradas populares